POEMA DE PUSHKIN

VIII

Cada otoño florezco de nuevo

 El frío ruso es provechoso para mi salud;

 Por la rutina del ser siento nuevamente el amor;

A su tiempo llega el sueño, a su tiempo – el hambre,

La sangre juega libre y alegremente en el corazón,

Deseos bullen – estoy feliz y joven

 Pleno de vida – así es mi organismo

 (Hagan el favor de perdonar el prosaísmo)

IX

 . . . Se extingue el corto día –

en la chimenea, olvidada

 De nuevo el fuego arde – ora mana luz brillante,

Ora arde débilmente – yo frente a él leo

 O pensamientos largos acaricio en mi alma.

X

Y olvido el mundo – y en el dulce silencio

Estoy dulcemente adormecido por la imaginación,

 Y se despierta en mi la poesía:

El alma se oprime con la emoción lírica,

Tiembla y canta, y busca, como en un sueño

Desahogarse por fin en libre revelación –

 Y he aquí que viene a mí el invisible enjambre de huéspedes,

 Amigos antiguos, frutos de mi ensoñación.

 XI

Y los pensamientos se agitan en mi mente con audacia,

Y las rimas ligeras corren a su encuentro,

Y los dedos buscan la pluma, la pluma – el papel,

Un momento – y los versos fluirán libremente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s