POEMA DE PUSHKIN: LIBERTAD

LIBERTAD (Oda)

¡Huye, apártate de mis ojos,

diosa del amor de opaca majestad!

¡Dónde estás, horror del poderoso,

cantora altiva de la Libertad!

¡Quita el laurel de mi cabeza,

rompe mi delicada lira;

quiero cantarla

Libertad al mundo entero y

en el trono ahogar tanta vileza!

Señálame el noble camino de aquel sublime Galo 1 excelso,

a quien tú misma en su fatal destino le inspirabas

tan valientes versos.

Sólo por Destino veleidoso ungidos

¡tiemblen de este mundo los tiranos!

y ustedes:¡valor, de pie, hermanos, levántense, esclavos oprimidos!

¡Ay, por doquier que el sol alumbre,

látigos veo, veo hierros, y lágrimas de servidumbre,

leyes de oprobios y destierros!

La perversión en el Poder por las tinieblas sin virtud

celebra el Genio de la Esclavitud y

la maldita gloria por doquier.

Sólo sobre la regia testa del pueblo cesan los dolores

cuando invencible alianza gesta

la Libertad con sus Leyes mayores;

cuando su firme escudo guarde a todos,

cuando en la fiel mano del indomable ciudadano

sin vacilar su espada arde y el crimen combate

incansable con sed sagrada de justicia,

con mano firme,insobornable ni por terrores ni avaricia.

A ustedes el Poder,¡oh, gobernante, oh rey!,

lo da la ley, no la naturaleza, están por encima del pueblo y

la realeza pero más alta está la sempiterna Ley.

¡Dolor habrá y sólo habrá maldad

donde la Ley no sea respetada, donde pueblo o

rey no esgriman su verdad para gobernar

con ella como espada!

Tú eres mi testigo sin igual,

¡oh,mártir de los errores del ayer,

que por tus antepasados ves caer

ya decapitada tu cabeza real.

Ludovico asciende hacia la muerte,

en sus herederos sólo silencio alienta y

entrega su cabeza ya sin suerte

al cadalso de la Maldad sangrienta.

Calla la Ley, el pueblo está callado,

el hacha criminal resbala… y,

he aquí, que el púrpura malvado

sume en cautiverio la tierra gala.

¡Malvado, absolutista ruin!,

odio a tu trono y a tu templo;

la muerte de los tuyos y

tu fin con alegría cruel contemplo.

En tu rostro ven reflejada los pueblos una rabiosa maldición,

tú,terror del mundo, negación de Natura y

Dios por la tierra humillada.

Cuando es medianoche y

las estrellas brillan sobre el Neva brumoso

y a la cabeza libre de querellas

llega el sueño con paso sigiloso,

el cantor en su pensar sumido

mira el monumento del tirano vacío,

amenazante, durmiendo a su albedrío

– el palacio donde impera ya el olvido .

Y escucha de Clío un grito horrible

detrás de tan aborrecible muro,

llega a Calígula el terrible

momento de la muerte oscuro

y ante sus ojos claramente

él ve pasar a los asesinos extasiados

de ruindad y vino, soberbios, mas de cobarde frente.

Cómplice, el pérfido custodio en silencio

tiende el puente levadizo;

por manos de traición y odio en la noche

se abre el portón sumiso…

¡Oh estigma, pavor de nuestra hora!

Feroz asalta la jauría…

y en el fragor, con alevosía,

al infame traidor devora.

Y así aprendan, ¡poderosos!,

ni horca y castigo, ni abalanzas,

ni altares, sangre y calabozos,

ni ejércitos en fiel alianza

serán su salvación segura:

la Ley será invulnerable y Libertad

y Paz serán el sable

que guarde de los pueblos la Justicia pura.

Galo: Se trata del poeta francés André Marie Chénier (1762–1794)

Palacio: El Palacio Mijailovski, en San Petersburgo, donde fue asesinado el emperador Pablo I, lo que se describe a continuación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s