Poema de Pushkin: Carta en el Fuego

CARTA EN EL FUEGO

¡Adiós, carta de amor!¡Adiós!

Ella lo ha ordenado. ¡Cuánto he demorado!

¡Cuánto mi mano ha vacilado en entregar

al fuego toda mi alegría!… Pero basta.

Arde, carta de amor, hoy es el día.

Estoy presto; el alma ya no tiene qué decir.

Tus hojas en llama voraz se van a consumir…

¡Aguarda!…¡Arden!Se queman, un humo ligero sube en espirales,

se esfuma con mi ruego sincero…

Ya se borra la marca fiel del anillo con el sello de lacre,

se derrite…¡Oh, premonición! ¡Es realidad!

Ya se retuercen las hojas oscuras;

blanquean en la ceniza leve aquellas puras, amadas líneas…

Duele el pecho.Ceniza querida,

mísero consuelo en mi melancólico destino,

quédate en mi triste pecho para toda la vida…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s