POEMA DE PUSHKIN: A**

A ***

Recuerdo un milagroso instante:

Cual una efímera visión,

 Apareciste tú, radiante

Y hermosa como la ilusión.

En las angustias y amargura,

En el bullicio mundanal,

Soñaba con tu imagen pura,

Tu voz se oía celestial.

Una tormenta, en su locura,

Mis sueños disipó al final.

Y así olvidé tu imagen pura,

Tu voz de acento celestial.

En mi destierro, cada día Penaba,

lleno de dolor; Sin Dios,

sin vida me afligía,

Sin esto, lágrimas ni amor.

Mi alma despertó vibrante:

De nuevo, cual fugaz visión,

Apareciste tú, radiante

Y hermosa como la ilusión.

Y ahora el corazón cantante

De nuevo late con fervor,

Pues tiene vida palpitante,

Dios, esto, lágrimas y amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s